Maternar en cuarentena

¿Cómo estás? Supongo que como todos, navegando en la incertidumbre y tratando de vivir el día a día. ¿Quién hubiera pensado que el mundo cambiaría de manera tan drástica en tan poco tiempo, verdad?

Bueno, en medio de esta crisis que todos estamos atravesando, quería recordarte lo importante que es mantener el vínculo con tu bebé. Acordate que tu bebé es capaz de sentir todo aquello que vos le trasmitís, ya sea que ya haya nacido o aún esté en tu panza. Por eso, es de suma importancia que intentes encontrar calma en medio de esta tormenta, porque podés trasmitirle toda esa ansiedad y nervios a tu bebé, lo que se podría traducir en cambios en su ritmo de sueño, intranquilidad, mayor irritabilidad, llantos y cambios en su estado de ánimo en general.

El porteo vuelve a ser una gran herramienta para estos momentos, no lo olvides. Los portabebés ergonómicos utilizados de manera correcta pueden convertirse en tu aliado. Portear refuerza el vínculo con tu bebé y le genera tranquilidad a ambos. Acordate que mantener las rutinas es muy importante para que tu bebé sienta que todo marcha normal.

Yo, como madre, comprendo las miles de preocupaciones que rondan por nuestras mentes en estos momentos. Yo ya no tengo bebé, pero tengo tres hijos en edad escolar, uno de ellos debería acabar el último año del cole este año y la otra cumple quince en unos días, imaginate cómo estamos afrontando esto con adolescentes que esperaban vivir momentos muy especiales y que marcarían hitos en sus vidas, ¿no?

Me pongo en tu lugar y pienso en lo difícil que ha de ser para vos también, con un bebé chico y que demanda mucho de tu tiempo y de tu disponibilidad, lo que a lo mejor hoy en día te fuerza mucho más porque anímicamente estamos todos batallando para mantener los ánimos arriba y vivir el presente con la incertidumbre del futuro. Eso ya es un desgaste anímico gigante, si a eso le sumamos el desgaste físico y emocional de la maternidad en sus inicios, me imagino que no está siendo nada fácil. Yo también me pregunto a qué mundo les trajimos a nuestros peques y qué será que les espera, pero justo por todo esto es mucho más importante que intentes mantener tu calma, tu centro.

Yo pienso que encontrar un lugar para vos te podría hacer muy bien, una lectura, una caminata por el patio (si es que tenés un espacio), un poco de yoga (hay muchos videos en YouTube), un poco de música, pintura, jardinería, cocina o cualquier cosa que te relaje.

Ahí es donde entra en juego el porteo, si tenés alguien a tu lado (papá, abuela, tía), podría portear a tu bebé mientras vos te tomás ese tiempo para relajarte, y si estás sola, igual podrías hacerlo vos misma mientras tu bebé duerme en su portabebé muy cerquita de vos.

Alzar a tu bebé y mantenerlo en tu pecho te va a devolver un poco de paz también. Su olorcito, su mirada, sus manitos tan cerca de vos te van a hacer fijar la atención en lo que verdaderamente importa, y te van a recordar los motivos por los cuales necesitás seguir fuerte y conseguir paz. ¿No te parece?

Te comparto algunas fotos de clientas que me mandan sus fotitos porteando para que veas las caritas de disfrute.

Espero que te animes a probar, mucha fuerza, no estás sola. Ánimos y bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *